• Noticia destacada

ANPE-ANDALUCÍA no cree en el modelo de refuerzo del plan estival


11 May, 2020

En la Mesa Sectorial celebrada hoy, la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía ha presentado el borrador de convocatoria del programa de refuerzo educativo en periodo estival, que este año tiene como principales novedades su carácter exclusivo para los centros docentes públicos, la gratuidad para las familias y la ampliación al alumnado de los dos primeros cursos de la ESO.

El programa, de carácter voluntario para los centros, las familias y los docentes, se desarrollará en el mes de julio, en horario matinal. Los centros interesados formularán su solicitud en los próximos días, de acuerdo al plazo fijado en la resolución de convocatoria.

El profesorado participante formará parte de la plantilla de alguno de los centros interesados, como funcionario de carrera, en prácticas o interino con prórroga de nombramiento hasta el 31 de agosto. Dicho profesorado deberá contar además con una serie de habilitaciones o titulaciones contempladas en la convocatoria. Para el caso de centros interesados en los que no haya profesorado suficiente, se abrirá un plazo en la segunda quincena del mes de mayo para que docentes de otros centros que cumplan con los requisitos antes mencionados, puedan solicitar su participación. El profesorado seleccionado recibirá una gratificación de treinta euros por cada hora certificada de docencia directa con el alumnado.

ANPE ha solicitado que se regulen mediante Instrucciones las medidas preventivas de seguridad sanitaria que deben llevarse a cabo durante el desarrollo de dicho programa y que los centros participantes reciban una dotación económica para gastos relacionados con el mantenimiento del programa y la necesaria implantación de protocolos sanitarios.

En cuanto a los criterios de selección de centros solicitantes, demandamos una distribución geográfica equilibrada, para garantizar la igualdad de oportunidades del alumnado a la hora de acceder al programa y que se priorice a aquellos centros en los que se haya detectado un mayor número de alumnos afectados por la brecha digital.

Respecto a la selección del alumnado participante, que se favorezca a aquellos solicitantes que han contado con mayores dificultades de seguimiento de la enseñanza a distancia, por carencia de medios tecnológicos.

La Consejería ha recogido la propuesta de ANPE en el sentido de fomentar que las TIC para el aprendizaje y el conocimiento se utilicen como herramientas integradas para el desarrollo del currículo.

Igualmente, ANPE ha defendido el establecimiento de un procedimiento de participación del profesorado de educación especial (Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje) y de su correspondiente carga horaria, con el objeto de posibilitar una mejor atención a los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo.

Desde ANPE hemos pedido que el informe individual sobre el alumnado participante, elaborado por el equipo educativo se simplifique, ya que su eliminación no resulta posible por formar parte de las condiciones exigidas por el Fondo Social Europeo.

Otra cuestión solicitada por ANPE es que al coordinador pedagógico se le abone una hora diaria por la realización de su función, en lugar de la media hora prevista en el documento inicial.

Ya en su primer año de aplicación, desde ANPE expresamos nuestro escepticismo y apuesta, en cambio, por un modelo de refuerzo educativo sustentado durante todo el año escolar, en el que el personal destinado a las labores de apoyo y refuerzo no pase el curso sustituyendo ausencias y bajas de otros docentes. Además de ello, propusimos la negociación de un nuevo programa de refuerzo en horario no lectivo que mejore el actual PROA.

En el presente contexto, condicionado por la crisis del coronavirus, ANPE entiende que los esfuerzos de la administración educativa deben centrarse fundamentalmente en la planificación del próximo curso, en el que unas medidas de refuerzo educativo, adecuadas y sostenidas en el tiempo, pueden resultar de inestimable ayuda para la recuperación del terreno perdido por nuestros niños y adolescentes, debido a la pérdida de clases presenciales. Frente a esta urgente necesidad, mucho nos tememos que la aportación pedagógica del Programa de Refuerzo Estival no pasará de ser, a pesar del esfuerzo de los docentes implicados, una simple anécdota.

Sevilla, 11 de mayo de 2020.

ANPE-ANDALUCÍA